Páginas vistas en total

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cerrando un ciclo. Empezando un camino

Últimamente observo mucho a mi hijo, lo veo cambiar continuamente, crecer, desarrollarse, preguntar por todo, aunque sea a su manera, es decir "eeehh" y señalando con la mano o "ahaahaa" y vuelta a señalar. Y eso me lleva a pensar un poco en mí, acabo de cumplir 42 años, que si las cuentas no fallan, son seis ciclos de siete años. Sí, los famosos ciclos de siete años, que son físicos y mentales, de cuerpo y espíritu, de energía y de, por qué no, alma.
Y este nuevo ciclo que ya comienza, me sorprende en un largo camino de madurez personal, asentada por la presencia del hermoso hijo que nos ha completado y ha cambiado tanto nuestra vida, para siempre y de forma permanente
Así que, ¡bienvenido 7º ciclo!. Espero, y deseo que me queden unos cuantos aún :-).

1 comentario:

Militos dijo...

Clarísimo que te quedan unos cuantos ciclos más, tan buenos como en el que ahora estás.
Me gusta que hayas vuelto a escribir y verte disfrutar con tu hijo.
Los niños, mientras son niños, no dejan de sorprendernos, de mayores ya es otra clase de sorpresas...

un beso, Alfredo